Cómo diseñar tus propios patrones amigurumi

¿Te gustaría crear tus propios diseños amigurumis?
¿Quieres aprender a diseñar amigurumis y no sabes por donde empezar?…

De vez en cuando me preguntáis que cómo diseño mis patrones, incluso me habéis pedido que haga un curso para aprender a diseñar patrones amigurumi.

He hecho una búsqueda y la verdad es que no hay mucha información al respecto, así que voy a intentar explicar el proceso que sigo para diseñar mis patrones amigurumi:

¿Estás preparada?… Bien, en primer lugar:
 

1.- LA IDEA

¿Qué amigurumi voy a tejer? ¿Será un animalito? ¿Un personaje que ya existe? ¿Inventado?…

En mi caso tejo muchos personajes que ya existen. Algunos porque me parecen originales, me traen recuerdos o simplemente me gustan.

Otros en cambio los hago siguiendo vuestras peticiones o sugerencias. Sois una gran inspiración ya que algunos de ellos ni los conozco y gracias a vosotros voy aprendiendo cosas nuevas.

Si quieres enviarme tu sugerencia para diseñar algún patrón puedes hacerlo aquí.
 
Amigurumis de personajes existentes:

Diseñar patrones de personajes famosos tiene sus ventajas (son conocidos, populares, su imagen ya está creada, etc), pero también muchos inconvenientes:

  • El primero es que otros también los pueden hacer y son inevitables las comparaciones.
  • Su imagen ya está en nuestra cabeza, por lo que debemos esforzarnos más para que sea original pero que al mismo tiempo mantenga su esencia.
  • Si decidimos ser demasiado arriesgados en el diseño corremos el riesgo de que las diferencias con el original sean tan grandes que no acabe gustando.
  • En cambio, si tratamos de ser demasiado fieles al original, es muy posible acabar sintiendo una gran frustración y abandonemos el proyecto, al vernos incapaces de “amigurumizar” el personaje ideal.

Como en todo proceso creativo, lo mejor será optar por un término medio y para lograrlo, te aconsejo analizar previamente el personaje a través de muchas imágenes de éste, para captar los aspectos principales, pero también observar detalles que pueden marcar la diferencia.
 
Amigurumis originales:

Hacer un amigurumi inventado es la máxima expresión de nuestra creatividad.

Puedes pensar que iniciar el proceso desde cero es más lento y supone un mayor trabajo, pero esto no tiene por qué ser así.

Tenemos libertad absoluta para hacer lo que nos gusta, lo que necesitamos o simplemente lo que podamos.

Así, si algo no resulta, lo cambiamos por una opción alternativa que tal vez incluso resulte mejor que la idea original.

La inspiración la encontramos en cualquier lugar y casi con cualquier cosa. Un objeto, una foto, un dibujo…puede darnos una idea que necesitamos dar forma con nuestras lanas.

En mi caso, me inspiran los dibujos animados, el anime japonés, todo lo kawaii y chibi, pero también las figuritas decorativas, los peluches, los juguetes, el mundo infantil en general.

Ojos grandes, formas redondeadas, muñecos gorditos y ya sabéis: todos blanditos.
 

2.- EL BOCETO

Para diseñar un amigurumi debemos tener clara la imagen de lo que queremos hacer.

A priori, lo ideal sería que nosotros mismos lo dibujásemos, pero por suerte, para mí y para todos aquellos que no seáis muy buenos artistas, el dibujo no es imprescindible.

¿Qué podemos hacer si nuestro nivel como dibujantes es el de un niño de 3 años?

Que no cunda el pánico.

Como has visto, te hablo de tener una imagen de lo que queremos hacer pero tomándola desde el más amplio sentido de la palabra.

Debemos tener una idea clara en nuestra mente, idea que podemos poner por escrito describiendo los detalles que debemos retener o mediante algún boceto que no implique calidad artística.

La imagen la hacemos para nosotros solamente, como guía, así que utilizaremos los recursos que nos sirvan para lograr este propósito.

Te pondré un ejemplo práctico para que lo veas más claro: La idea del canguro explorador de mi próximo ebook de animalitos me la dio una compañera tejedora.

En principio el proyecto consistía en hacer un canguro boxeador, pero como a mi no me gusta la violencia, aunque sea deporte, la convencí para que fuera un canguro explorador.

Partiendo de esta idea, en mi imaginación nace la imagen de lo que quiero hacer, tomo notas: las piezas que lleva, que se mantenga en pie, patas gruesas, ojos grandes, forma del cuerpo, detalles,…

En este caso mi amiga hizo unos bocetos partiendo de un dibujo de internet. Esta referencia visual y las anotaciones o bocetos sencillos nos servirán para tener una idea clara de lo que vamos a crear.

A medida que mi amigurumi va tomando forma, me voy fijando, cuando lo necesito, en el modelo de referencia, que tengo a mano, por ejemplo con una foto en el teléfono móvil, pero al tener en mente la imagen clara de lo que quiero hacer, evoco en realidad ese dibujo que no he hecho de mi futuro amigurumi. En otras palabras, no veo la foto real, sino la imagen de mi amigurumi.
 

3.- LOS MATERIALES

¿Cuánta lana vamos a necesitar? ¿De qué colores?

Es importante planificar la compra de los materiales y no precipitarte, especialmente si tu presupuesto es ajustado.

En primer lugar, debes pensar en el tamaño que tendrá tu amigurumi.

Si no tienes demasiada experiencia tejiendo amigurumis pero quieres aventurarte a diseñar uno propio, lo mejor será comenzar con algo pequeño.

Hacer un patrón sencillo será un éxito asegurado y te dará experiencia y confianza para ir más allá.

Colores de lana

Tu idea está clara, pero a veces, la realidad es muy distinta.

Es muy común que ese color de lana maravilloso de nuestro diseño no esté disponible.

Así que, salvo que sea algo realmente imprescindible, lo más práctico será elegir la gama de colores habitual y adquirir, además de los que necesitas para tu patrón, los básicos.

No olvides que mientras desarrollas tu amigurumi y le das forma, necesitarás tener alternativas ya que es muy común que al ver físicamente tu creación puedes darte cuenta de que no queda tan bien como pensabas.

  • Blanco y negro no pueden faltar.
  • Además, te recomiendo tener al menos 2 tonos (claro y oscuro) de azul y 3 de marrón (uno será para el tono de piel).
  • Completan los básicos: rojo, amarillo, verde, rosa, naranja y gris.

El resto de materiales son los que usamos normalmente para tejer los amigurumis.

Si quieres saber más sobre el tipo y grosor de lana que debes utilizar para tejer amigurumis te recomiendo que visites esta entrada: Materiales y accesorios para tejer amigurumis

 
Prepara libreta y boli…

Cómo es lógico, deberás hacer anotaciones de todos los pasos conforme vayas dando forma a tu amigurumi.

Elige los materiales que te resulten más cómodos para escribir. ¡Será una vuelta al cole en toda regla!

Libreta, folios, un archivador, una carpeta,  bolígrafo, lápiz, goma… lo imprescindible para escribir, corregir lo escrito y ponerlo todo en orden.

4.- A TEJER…

Ya está todo listo para comenzar a tejer.

La estructura del amigurumi te indicará la pieza por la que debes empezar:

  • Si está de pie, con las piernas unidas, lo hago por ellas. El inicio será por los pies si está descalzo o si el zapato no es muy voluminoso.
  • Si está sentado o con las piernas separadas, el cuerpo será lo primero, comenzando por la parte inferior para finalizar en el cuello.

Los amigurumis pequeños procuro hacerlos de una sola pieza, empezando por la cabeza.

Otros amigurumis como objetos, vehículos, etc, los diseño empezando por la estructura principal, la pieza básica, de abajo hacia arriba, es decir, desde la base hasta la parte más alta.

Dándole forma…

Las primeras vueltas, a las que llamaremos “Vueltas de Aumento”, nos sirven para formar el ancho de la figura. Con ellas podemos elegir el tamaño de la pieza.

Las vueltas siguientes, en las que no cambiaremos el número de puntos, nos sirven para determinar el largo. Las llamaremos “Vueltas Fijas”. Variando la cantidad de vueltas cambiamos la forma de la figura creando un círculo perfecto, uno más aplastado, alargado, etc.

Las vueltas finales o “Vueltas de disminución” serán las mismas que las de aumento, pero a la inversa. Cierran la figura.

Con estos conceptos podemos crear cualquier forma tridimensional que necesitemos.

Para las piezas planas te recomiendo que le eches un vistazo a la entrada: Uso de cadenas y puntos

 
5.- UN POCO DE MATEMÁTICAS

¡A estas alturas ya no puedes echarte atrás!

No te preocupes, no necesitas ser un genio para diseñar tu patrón, pero sí que es cierto que debes tener en cuenta ciertos aspectos para lograr que tu diseño tenga simetría.

¿Por qué te hablo de matemáticas? Muy sencillo, porque queramos o no los números forman parte de nuestro patrón y de su correcta combinación dependerá un resultado u otro.

Así, tenemos número de vueltas, número total de puntos, número de veces que repetimos una secuencia, número de aumentos, disminuciones o puntos que forman dicha secuencia… como ves en el diseño de un amigurumi entran en juego muchas variables y el mejor o peor resultado dependerá de que las combinemos con mayor o menor acierto.

Si quieres profundizar más en estos conceptos échale un vistazo a esta entrada: Análisis de un patrón
 

6.- PRUEBA / ERROR

A pesar de que la aplicación de las  matemáticas parezca una garantía de éxito, lo cierto es que no lo es.

Como he dicho, son muchas las variables y encontrar la que necesitas para dar la forma deseada a la pieza, a veces puede resultar desesperante.

Probar, ver el resultado, que no te guste, deshacer, modificar, volver a probar, es algo sobre lo que tienes que mentalizarte.

No desesperes, aprenderás de tus errores y la experiencia te facilitará las cosas, pero siempre encontrarás algo que no termina de gustarte y que tendrás que deshacer para empezar de nuevo.

Te recomiendo que le eches un vistazo a la entrada 3 errores que no debes cometer al tejer amigurumis

 

7.- LAS FOTOS

No soy ninguna experta en fotografía, ya te habrás dado cuenta. Pero bueno, poquito a poco me van saliendo mejor las fotos. Y es que todo es cuestión de práctica.

Aquí van unos consejos que he aprendido a base de probar y probar, para que ahorres tiempo probando:

1.- Utiliza luz natural: Lo sé, no hago las fotos del proceso con luz natural, ya que suelo tejer de noche… Para que las fotos queden bien, además de procurar que la iluminación sea suficiente, utilizo el flash de la cámara y goma eva  como fondo para cada pieza, ya que no crea ningún reflejo.  Pero sí que te recomiendo que utilices la luz del día para hacerle fotos a tus amigurumis. El resultado se nota.

2.- Caja de luz: En su defecto puedes utilizar una caja de luz. Se emplea para iluminar fotos y genera luz blanda difusa indirecta. Las puedes encontrar de muchas formas en el mercado, incluso puedes fabricarte una casera, y son ideales para hacer fotos de catálogo.

3.- Menos es más: Elimina las distracciones del fondo. En mi caso utilizo fondos blancos. Uso cartón pluma o goma eva de este color para lograrlo, pero puedes también utilizarlos de diversos colores u otros materiales como cartulinas para crear un bonito fondo para tu amigurumi.

4.- Haz muchas fotos: Nunca son suficientes. Cada amigurumi es distinto y debes fotografiarlo desde diferentes distancias, ángulos, posiciones, para tener varias opciones y elegir las mejores. Cuando las veas todas juntas te darás cuenta de las que puedes utilizar y de los descartes (descentradas, desenfocadas, borrosas, con sombras…)

5.- Edita las fotos: Normalmente las fotos que saca la cámara suelen ser un poco oscuras, por lo que te recomiendo que les des un poquito de brillo y contraste con algún programa de edición fotográfica, como Photoshop o Pixelmator.

Observa la diferencia de colores:

Mucho mejor el color, ¿no? Tiene más vida… Pero cuidado con pasarte, o no quedará bien.

Para que el patrón quede bien ilustrado, procuro sacar fotos del paso a paso.

Lo hago después de cada cambio importante en el patrón:

  • Cambio de secuencia
  • Cambio de color
  • Inicio de una parte…

Y al terminar la pieza, le hago fotos desde varios ángulos si es necesario.

En el diseño del patrón utilizo 2 columnas, la de la izquierda para los puntos, y la de la derecha para las fotos.


 

8.- MAQUETANDO EL PATRÓN

El diseño y maquetación del patrón es importante. Utilizo un programa que se llama Pages. Es para mac, pero puedes usarlo aunque ese no sea tu sistema operativo a través de iCloud de Apple.

Luego lo imprimo en PDF y lo comprimo en esta web: smallpdf.com, para que pese poquito y esté optimizado.

¡Y listo! Ya tenemos nuestro patrón acabado. Ahora sólo falta testearlo.

Te recomiendo que le envíes tu patrón a otras tejedoras para que lo tejan, ya que siempre algún error o detalle que se te puede escapar.
 

CONCLUSIÓN

Como ves, diseñar patrones amigurumi lleva su trabajo, pero con paciencia y una aguja todo sale.

La experiencia hará que crees tu propio estilo, pero sólo llegarás ahí si eres constante y te gusta lo que haces.

A mi me encanta lo que hago. Disfruto mucho durante el proceso. Y la mayor de las recompensas es ver vuestros trabajos acabados. Eso tiene un valor incalculable para mi.

¿Y tú? ¿Te animas a diseñar tus propios patrones amigurumi?

Me encantaría saber tu opinión. Cuéntame tu experiencia en los comentarios.