Uso de cadenas y puntos

En esta ocasión te voy a hablar de los diferentes usos que le podemos dar a las cadenas y puntos bajos según el lugar en el que los utilicemos y cómo tejamos sobre ellos.

Veremos:

  • Cadena de inicio
  • Cadena de separación
  • Bordear la pieza con puntos bajos
  • Completar la pieza tomando la parte de las cadenas que dejamos libre
  • Son aplicaciones que puedes encontrar con frecuencia en mis patrones, por lo que es posible que te resulten familiares.

    Si estás empezando te recomiendo que antes aprendas los puntos básicos para tejer amigurumis.
     

    Cadena de inicio:

    Como su propio nombre indica, nos servirá para comenzar un tejido.

    Supone el inicio de una pieza tejida en recto, por lo que va seguida de otras cadenas que haremos para alcanzar el largo necesario.

    Para cambiar de una hilera otra utilizaremos la cadena de separación. Vamos a ver cómo se hace:

     
    Cadena de separación:

    Tejer en recto:

    Al final de cada hilera y antes de girar la pieza para comenzar la siguiente, debemos hacer una cadena de separación.

    Se trata de una cadena normal que se hace con el objetivo de ganar un poco de altura,  girar el tejido y tejer sobre el mismo punto bajo sobre el que hicimos la cadena.

    No la contamos como un punto, sino que se hace para separar una fila de otra, de ahí su nombre.

    El uso de una cadena de separación nos permite ganar espacio para girar el tejido y poder tejer sobre el mismo punto en el que la hemos hecho.

    La puedes encontrar en mis patrones en piezas tejidas en recto, pero también se utiliza para tejer en redondo de forma tradicional en contraposición al tejido en forma de espiral.

     
    Tejer en redondo:

    Tejer en redondo de forma tradicional consiste en terminar la vuelta con un punto deslizado sobre el que hacemos una cadena de separación que nos permite ganar altura para hacer un punto bajo en ese mismo punto.

    Como ves, el fundamento es el mismo, ganar espacio para separar un punto de otro.

     
    Figuras triangulares:

    Así como la utilización de una cadena de separación nos permite mantener el mismo número de puntos en la fila, su ausencia nos supondrá la pérdida de un punto en esa esquina, lo que nos es de utilidad a la hora de tejer, por ejemplo, figuras triangulares.

    Para ello, lo que hacemos es, al llegar a la esquina, girar sin hacer la cadena, lo que nos obliga, al carecer del espacio que ésta nos proporciona, a tejer en el siguiente punto y no sobre el mismo en el que nos encontramos.

    De esta manera tan sencilla, perderemos un punto.

    Si esto mismo lo hacemos en las filas sucesivas, lograremos estrechar el tejido y dar forma triangular al mismo.

     
    Bordear la pieza con puntos bajos:

    Cuando tejemos en recto, con o sin ausencia de cadena de separación, los bordes de la pieza quedan irregulares y dependiendo del lugar en el que la vayamos a colocar, puede provocar un aspecto descuidado.

    Para dar regularidad al tejido y además facilitarnos la unión de la pieza, a la hora de coser, tenemos la opción de bordearla con puntos bajos.

     

    1.- Para ello colocamos el marcador de vueltas, pues vamos a tejer alrededor de toda la pieza y de esta manera indicamos el inicio y final de la vuelta.

    2.- A continuación tejemos sobre el tejido, tomando los huecos que hemos dejado entre las filas y haciendo los puntos bajos sobre ellos.

    Tendremos tantos puntos bajos como filas hemos tejido.

    De esta manera perfilamos los bordes, los hacemos regulares y visualmente más bonitos.

     
    Completar la pieza tomando la parte de las cadenas que dejamos libre:

    Ya hemos visto en el tutorial de puntos básicos lo que implica tejer tomando una de las partes que forman el punto bajo, la superior o la inferior.

    El objetivo de dejar la parte inferior libre es regresar posteriormente para completar lo que falta (tejer un vestido, una falda, los bajos de un pantalón, etc)

    En muchos de mis patrones te encontrarás con la utilización de esta técnica.

     

    Tras dejar una o las vueltas necesarias con la parte de las cadenas libres, una vez completa la pieza regresamos a ellas para tejer la parte que nos falta.

    Consejo: Si tienes dificultades para encontrar la vuelta en la que debes tejer, marca con un trocito de lana de otro color el inicio y el final del tejido con la parte que dejamos libre. Así no habrá confusión posible.

    Una vez que tengamos claro el lugar en el que debemos tejer, tenemos que tener en cuenta la dirección en la que debemos hacerlo.

  • Si lo que vamos a tejer debe ir hacia abajo, por ejemplo, un vestido, una falda, etc, colocaremos el muñeco en dirección contraria, es decir, lo pondremos con los pies hacia arriba.
  • En cambio, si lo que queremos tejer debe ir hacia arriba, por ejemplo, el cuello de un jersey, colocaremos al muñeco derecho, es decir, con los pies hacia abajo.
  • Esto mismo debemos aplicarlo a aquellas piezas que tenemos que completar y que son objetos.

    Los colocaremos en la dirección opuesta a la que queremos que vaya el tejido.

     

    Una vez que tengamos claro el lugar y la dirección, tejemos con normalidad, tomando cada una de esas partes de los puntos que hemos dejado libres.

    Una vez completada la vuelta, continuamos tejiendo (si así nos lo indican), tomando ya los puntos completos que acabamos de tejer.

       

    ¡Y esto ha sido todo!

    Siguiente entrada: 3 errores que no debes cometer al tejer amigurumis