¿Cual es la mejor lana para tejer amigurumis?

La lana es la materia prima de nuestros amigurumis y su elección resulta fundamental a la hora de hacer un buen trabajo.

Si me sigues, ya me vas conociendo y sabrás que siempre os animo a experimentar por vosotros mismos y a buscar lo que más os guste, lo que os haga sentir felices y cómodos con lo que hacéis.

La elección de la lana depende de muchos factores, algunos de ellos personales, por lo que no podría hacerte una recomendación concreta y única para tejer, pero lo que sí puedo es ayudarte a tomar una decisión exponiendo los pros y contras que he encontrado en mi experiencia personal.

Vamos a ver qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una determinada lana u otra:

 
1.- Destino del amigurumi:

No es lo mismo hacer un muñeco para nosotros, para vender, para regalar a un adulto, a un niño o a un bebé.

La lana acrílica es versátil, lavable, y aunque las hay de muy buena calidad, puede ser más áspera al tacto y al ser más “peludita” resulta inconveniente para los más pequeños.

El algodón, en cambio, es suave, no tiene pelitos, pero es más fría y rígida.

Si nuestro amigurumi está destinado a la venta, también debemos tener en cuenta que hay diferencias en el aspecto tejido de una y otra. Los puntos tejidos con lana acrílica están menos definidos que con el algodón.

2.- Forma del amigurumi:

Ya sabes que me gustan los amigurumis “blanditos” en todos los sentidos.

La rigidez del algodón es algo que debemos tener en cuenta, porque aunque esta cualidad es útil a la hora de mantener la forma del amigurumi y darle estabilidad, éste puede perder calidez.

El acrílico le da un toque esponjoso, tierno y entrañable a nuestro muñeco, ya que nos permite que sea totalmente blandito.

Por ejemplo, los animagumis están tejidos con lana 100% acrílica:

 

3.- Disponibilidad, variedad, precio:

Tener a mano el material que necesitamos, sin esperas o retrasos, es importante y a veces esto no es posible.

Es por ello que debemos procurar adaptarnos a aquellas lanas que encontramos fácilmente en nuestro entorno, que nos proporcionen variedad de colores y que además se ajusten a nuestro presupuesto.

La lana acrílica es la más común, fácil de adquirir y cuenta con una amplia gama de colores y un precio muy asequible.

Encontrar una amplia gama de algodón en ocasiones puede resultar más difícil y aunque la diferencia de precio ya no es tanta, también es un factor a tener en cuenta.

Tampoco podemos conformarnos con cualquier cosa.

Las compras por internet son una buena opción para conseguir lo que no encontramos de manera sencilla y será cuestión de planificarse para evitar retrasos en nuestra labor.

 

4.- Diferentes mezclas:

Existen en el mercado una amplia variedad de lanas compuestas por diferentes materiales y combinaciones.

Recientemente he estado haciendo pruebas con este tipo de lanas para experimentar en primera persona, como te recomiendo que hagas y poder mejorar mis trabajos.

La mezcla de algodón (55%) y polyester (45%) me ha parecido compacta, suave pero con cierta rigidez.

En cambio, las opciones que más me han gustado son las mezclas de lana y acrílico.

Entre ellas, las que presentan casi un 50 % de cada material, variando solamente la calidad del acrílico, me han parecido muy similares, ambas suaves, cálidas y fáciles de tejer.

Sin embargo, la lana con un mayor porcentaje de acrílico (75%) frente a lana (25%) ha sido la que más me ha agradado. Tiene una textura muy agradable, esponjosa pero sin deshilacharse, suave y cálida para un tierno amigurumi.

Como ves, hay todo un mundo de lanas y de posibilidades a nuestro alcance.

Yo te he contado mi experiencia, anímate a probar diferentes opciones y cuéntame la tuya en los comentarios.

¿Y a ti? ¿Qué tipo de lana te gusta utilizar para tus amigurumis?


 
Si te ha gustado esta entrada suscríbete a mi newsletter. Cada semana te enviaré patrones y consejos para que puedas tejer amigurumis maravillosos ¡Te encantarán!

Suscríbete a Sueños Blanditos y recibe un patrón gratis + 5€ de descuento